¡¡¡Bienvenid@s!!! Hoy estrenamos este blog en el que os iré dando trucos sobre el orden y la limpieza en casa. No existe una fórmula mágica, pero seguro que podéis aprovechar alguna idea. Muchas gracias por acompañarme.

No sé a ti, pero a mí me resulta muy estresante pensar todos los días lo que voy a preparar para comer. Me encanta cocinar, pero es agotador pensar a diario «¿qué hago hoy para comer?«. Cocinar con tiempo es una maravilla, y esmerarte un día especial que tienes invitados puede ser estimulante, pero día a día la mayoría no tenemos mucho tiempo para pensar y organizar lo que necesitamos para cocinar y se va convirtiendo en una carga muy pesada. No hace falta convertirlo en algo rígido, pero al menos te servirá como guía a lo largo de la semana. 

No te voy a engañar, sentarte a planificar el menú semanal es una tarea un poco aburrida, pero en cuanto empieces a organizarlo te darás cuenta de los beneficios. SUPER-TRUCO: lo más difícil es arrancar, así que una vez que te sientes procura  organizar las comidas y cenas para varias semanas, y por supuesto, no dudes en reutilizar los menús.

Son muchísimas las ventajas, te cuento algunas:

 

Reducirás el nivel de estrés 

El primer beneficio que vas a sentir sin ninguna duda es que se va a convertir en una tarea menos pesada. Se acabó eso de empezar a buscar en cajones, en la nevera, o en el congelador, en busca de ingredientes esperando que te llegue la inspiración. Ya no tendrás que dar más vueltas, sólo tienes que echar un vistazo a lo que tienes que preparar y ponerte manos a la obra.

 

Comerás más sano

Personalmente este punto me parece fundamental. En el momento de hacer los menús podrás dejar unos días para comer alguna cosa un poco menos saludable pero podrás restringir esos días cuanto quieras. Será más sencillo repartir a lo largo de la semana alimentos más saludables, y además si incluyes recetas un poco más variadas te cansarás menos de ellas. Por ejemplo, si sueles hacer el pescado rebozado, cuando vayas a hacer el menú intenta incluir variantes y hacerlo otro día a la plancha o al horno, o incluir verduras como acompañamiento en lugar de recurrir a patatas.

 

Será más fácil hacer la compra.

Será suficiente con comprar un día a la semana, o incluso menos si tienes el menú preparado para varias semanas. Evitarás dar viajes al supermercado, ya que sabrás perfectamente lo que necesitas comprar, y será mucho más cómodo y eficaz hacer la lista de la compra.

 

Ganarás tiempo

Cuando te pongas a hacer el menú quizá tengas la sensación de perder el tiempo, pero irás viendo que ocurre justo lo contrario. Además del tiempo que ahorrarás a la hora de decidir qué cocinar, y a la hora de comprar, podrás optimizar el tiempo en la cocina e ir haciendo diferentes preparaciones para varios días de la semana. Imagínate que vas  hacer una tortilla de patata para cenar. Bien, pues mientras fríes las patatas y les vas dando vueltas, puedes aprovechar para preparar las vainas para comer al día siguiente o para dejar la pasta ya cocida para 2 días después

 

Ahorrarás dinero

¡No tengas ninguna duda! Si sabes exactamente lo que necesitas comprar será más fácil revisar lo que tienes en casa. Además evitarás compras innecesarias y por supuesto será más difícil que se caduquen los alimentos o se estropeen las sobras que se quedan en la nevera.

 

Como ves son muchas las ventajas, así que anímate a hacer la prueba y cuéntame en los comentarios qué tal te ha ido. ¡Y por supuesto si tienes algún truco que tú utilices para organizar las comidas será genial!